Skip to content

Crónica del FIB 2018

Love is the place“, clamaban al cielo Madness el pasado domingo en el escenario Las Palmas de Benicàssim y un año más nos hemos ido de la localidad castellonense seguros de que the place to be es el FIB. Y es que aunque en los meses previos nos volvamos a quejar, ¿o la oferta de artistas dará un giro para el 25 aniversario?, es el FIB. Porque más allá de carteles inabarcables o recintos sobre dimensionados llenos de m2 de publicidad hay algo con lo que que el festival de Castellón destaca sobre todos los demás: una experiencia única y fantástica. Solo había que hacer cola (de 5 minutos o menos) para comprar comida en momentos puntuales, el resto del tiempo no había que esperar más de un minuto para pedir en cualquier barra. Baños impecables —los del camping es otra historia—, un gran sonido en los escenarios y un comportamiento notable de todo el público asistente. Oferta musical para todos los públicos y un clima notable a pesar de los momentos de lluvia que mojaron Benicàssim. ¿Que más podemos pedir? También cabe destacar la implantación de los puntos violeta en el recinto y las zonas de acampada, para colaborar en la erradicación de todo tipo de violencia de género y comportamiento sexista con un programa de sensibilización sobre comportamientos machistas, acoso y violencia de género, donde han asistido más de 1.300 personas. Dentro crónica de todo lo que pudimos ver.

VIERNES

Catfish and the Bottlemen

¿A cuántas bandas se les ha dicho ya que son los futuros Oasis? Etiqueta agotadora que también han sufrido Catfish and the Bottlemen fruto de lo de siempre: un buen álbum debut con su respectiva gran acogida social. Son una de las grandes bandas de Inglaterra, sobretodo en cuánto a público joven se refiere. Los sing-along ebullen por cada escenario de Gran Bretaña por los que pasan y es por ello que cuesta comprender como pudieron llevar a Benicàssim un sonido tan pésimo y un setlist poco efervescente a pesar de ‘Kathleen‘, ‘Pacifier‘ y ‘Cocoon‘, que nunca fallan entre la juventud congregada. No supieron aprovechar los 50 minutos que tuvieron para demostrar que merecen un slot más alto en los próximos años, aunque habrá que esperar a la acogida de su próximo disco para conocer mejor el futuro de Van McCann y los suyos. ¿Los futuros The Courteeners, más bien?

The Vacciness

Qué bien les sienta Benicàssim a The Vacciness. Y eso que no pudimos evitar espetar un ¿otra vez? cuando les vimos aparecer en el cartel. Y no podíamos estar más equivocados. Llenos de pura energía, digna de una banda que acaba de empezar, The Vacciness escogieron lo mejor de su último disco Combat Sports (2018, Columbia Records) —’Nightclub‘, ‘Out On The Street‘, ‘Your Love Is My Favourite Band‘ y ‘I Can’t Quit‘—  y sus grandes hits e hicieron un conciertazo de principio a fin, sin descanso. ¡Vaya final de fiesta con ‘I Can’t Quit‘!. Para muchos, el mejor concierto del festival y pueden no estar equivocados. Con este estado de forma que vuelvan todos los años, si quieren.

Sleaford Mods

Jason Williamson y Andrew Fearn se plantaron en el escenario Visa con la confianza que te da saber que juegas en casa.  Si tuviéramos que describir en una palabra a los de Nottingham, ésta sería honestidad. Tanto en su puesta en escena como en su música no hay concesiones. Todo va de cara desde que Andrew lanza la primera base junto a su inseparable cerveza en mano y su cara de no sé qué estoy haciendo aquí pero me estoy divirtiendo más que vosotros. A partir de ahí nos trasladamos a un limbo en el que conviven a la perfección las tres últimas décadas de la música británica: desde el compromiso social de The Style Council al grime pasando por el fenómeno rave que dejó The Haçienda. El año que viene queremos a John Cooper Clarke.

The Killers

Sentimientos encontrados con The Killers. Ya hace 14 años del debut de su primer álbum de estudio, el emblemático Hot Fuss (2004, Universal Music) y suyas son las canciones que mejor siguen funcionando en directo. El resto es una montaña rusa donde la épica de ‘All The Things That I’ve Done‘, ‘Smile Like You Mean It‘, ‘Somebody Told Me‘ y ‘Mr Brightside‘ que fue tocada en dos ocasiones (una versión más apagada con sintetizadores y la versión original) contrastan con el poco fervor de las no menos influyentes ‘Human‘, ‘The Way It Was‘ o la preciosista ‘Shot At The Night‘. Es difícil mantener las pulsaciones al máximo durante todo el concierto, lo cuál echamos en falta al tratarse de un festival. ¿No fue mejor el concierto de 2013? Lo más destacable del concierto fue cuando el baterista Gonzalo se subió al escenario a tocar ‘For Reasons Unknown‘ de manera realmente excelente y el sing-along de ‘Mr. Brightside‘, claro. También accedió al escenario Van McCann de Catfish and the Bottlemen a cantar ‘Read My Mind‘ junto a Brandon Flowers, pero el contraste de calidad en las voces hizo que al inglés hasta se le bajara el volumen de su micrófono, con sonrojante resultado.

SÁBADO

Holy Bouncer

Mención especial a esta banda formada por 5 amigos de Barcelona. Banda de largo recorrido que han aprovechado al máximo —o todo lo que han podido— los dos años de vida de su primer álbum de estudio: Hippie Girl Lover, que les ha llevado por toda Europa, UK e incluso Asia. Miles de kilómetros hasta llegar a uno de los escenarios más importantes, por lo emblemático del Verde de Benicàssim, donde fueron encargados de dar el pistoletazo de salida a la tercera jornada del festival. ¡Y encima lanzan sus vinilos al público! Psicodelia de la de antes, la buena, y compenetración y diversión contagiosa a raudales. Ah, y acaban de entrar a grabar su nuevo disco. Qué ganas.

The Kooks

No teníamos buen recuerdo de la última vez que vimos a The Kooks en directo. Estaban apagados y apagaron al público. Aquello fue en el Low Festival de Benidorm en el año 2015 y todavía no se nos había olvidado el desazón hasta que llega el público británico de Benicàssim y te rompe los esquemas. ¿A que el público de un concierto es un gran porcentaje importante a la hora de disfrutar un concierto? Los futuros ex-europeos coreaban cada letra que lanzaba el ¿todavía? deseado Luke Pritchard y eso revive a un muerto. Y aunque nos parezca que el aspecto mayor de The Kooks les haga perder credibilidad a la música de sus primeros discos, todavía guardan punch para que ‘She Moves In Her Own Way‘, ‘Naive‘, ‘Ooh La‘ o ‘Shine On‘  sigan siendo himnos. Aunque sea para divertirse un rato y ser joven de nuevo tengas la edad que tengas.

The Horrors

Yo mimé conmigo. Pocos grupos en el panorama actual consiguen lo que ellos, es inevitable pensar en los padres del shoegaze o el Dark Pop escuchándoles y viéndoles en directo, pero su música aún así mantiene una esencia única y reconocible. Sus conciertos te envuelven y no te dejan salir, y tratándose del FIB, esto tiene mucho mérito. El concierto empezó un tanto frío por ambiente y sonido, pero en cuanto esto último se solucionó lo primero carecía de sentido. A un concierto de The Horrors vas a disfrutar tú contigo mismo.

Bodega

Nosotros íbamos a ver a Pet Shop Boys, uno de los nombres históricos de este festival que celebra su 25 aniversario el año que viene, pero cometimos el atrevimiento de acudir al escenario principal pasando por la carpa VW Driving Music FIB Club y ahí estaba ella: Nikki Belfiglio, la co-vocalista de Bodega que nos hizo escuchar varios “ha nacido una estrella” entre el afortunado público. Unos contoneos que para nada eran casualidad ya que iban al son de las canciones de art-punk combativo del que ha sido para nosotros el gran descubrimiento de este festival. Por si no había quedado claro, no fuimos a Pet Shop Boys, pero es que nuestros bailes ese día tenían nombre de espacio de almacenamiento. Escuchen, escuchen.

Belle And Sebastian

Desde aquí propongo cambiar el dicho a: “A nadie le amarga un concierto de Belle & Sebastian”. Los de Glasgow tienen canciones para todos, en todos los momentos y estados de ánimo de nuestras vidas. No importa que no sea tu estilo musical preferido o que no entiendas una palabra de lo que dicen sus letras, un concierto suyo es como reencontrarte con un amigo de la infancia y no poder evitar sonreír mientras te da la brasa con el revés a dos manos de su hijo mayor.

Metronomy

La clase y el sonido siempre son incontestables en Metronomy, así como sus hitsThe Bay‘, la inmensa ‘The Look‘ o ‘Love Letters‘, claro, pero a esas horas el cuerpo te pide una festividad que jamás te la pueden ofrecer los de Totnes. Bajón, más bien. Ahora sí: plan perfecto para escuchar esas 3 canciones e ir a ponerte como las grecas al South Beach Stage si quieres electrónica o a la carpa con los OchoyMedio Djs a beber pop y otras cosas.

DOMINGO

King Khan & The Shrines

Desgraciadamente no es costumbre ver este tipo de nombres en el cartel del FIB, que son más comunes en festivales de garage como el Funtastic, pero da igual. Da igual en qué ambiente coloques al canadiense o con qué banda (su BBQ show hubiera hecho las delicias de los espectadores igual), que será rotundamente imposible aburrirse en un concierto suyo. Empezaron con cierto retraso ya que el bajista no llegó a tiempo, pero no hay problema, The Shrines son tan divertidos como eficientes y el teclista fue de un instrumento a otro según necesidades del guión. El ambiente al empezar era un poco desangelado por la hora, pero en cuanto sonó el riff de ‘Bite My Tongue‘ todo el que pasaba por allí no se pudo resistir a acercarse, aunque fuera para hacer tiempo hasta Madness.

Madness

Nos tocó correr. Nadie en su sano juicio puede ir a un concierto de los londinenses y no escuchar a Suggs gritar aquello de “Hey you, don’t watch that. Watch this!“, pero un concierto de Madness requiere estar bien físicamente, por ello calentamos e hicimos estiramientos antes. En serio. Y a partir del “One Step Beyond!” todo es disfrutar. Y de qué manera: las tres generaciones que nos encontrábamos allí reunidas saltamos, cantamos y reímos (pocos grupos con mejor humor que el suyo) como en ningún otro concierto del festival. Los clásicos como ‘My Girl‘ o ‘House of Fun‘ se mezclaban a la perfección con canciones más recientes como ‘Mr. Apples‘. Hasta que llegó ‘Baggy Trousers‘ y a partir de ahí sing-along con ‘Our House‘ e ‘It Must Be Love‘, una de las dos versiones que realizaron. La otra, por supuesto, la canción de Prince Buster que les da nombre. Cuando parecía que la fiesta terminaba, salieron a escena los míticos gorros rojos y el segundo grito más reconocible de SuggsNight Boat to Cairo!“.

Wolf Alice

Sin duda nos encontrábamos antes uno de los conciertos más esperados de esta edición, los recientemente nominados al Mercury Prize —cuyo premio Ellie no quería ganar— están en su mejor momento. Un setlist que no presenta ninguna fisura, una conexión con el público que roza la amistad y una presencia sobre las tablas arrolladora. Haber tocado ya en el Pyramid Stage de Glastonbury es lo que tiene… Ellie Rowsell y compañía reúnen lo mejor de los 90 y lo mezclan a la perfección con lo que piden las nuevas generaciones, aunque sea a nivel estético. Lo tienen todo para volver en unos años a Benicàssim como cabezas de cartel, especialmente joyas como ‘Yuk Foo‘, ‘Don’t Delete the Kisses‘ o ‘Visions of a Life‘.

Parquet Courts

El concierto de Wolf Alice nos dejó secuelas en forma de rodillas malheridas y se acercaba la hora de Liam, pero Parquet Courts es uno de los grupos del momento y teníamos que estar. Tras su paso por el Bilbao BBK Live llegaban al FIB en un horario complicado por las circunstancias que comentábamos antes, pero tras el primer guitarrazo a nadie le quedó ninguna duda de que nos lo íbamos a pasar muy bien. Y así fue, canciones como ‘Almost Had To Start A Fight‘ o ‘Total Football‘ despiertan a un muerto, y si no es que “You’re An Ancient Now”. Há. Y ahora sujeta fuerte la cerveza que nos vamos corriendo a ver a Rkid.

Liam Gallagher

Es una pena que Oasis nunca vayan a reunirse, porque si la banda acompañante del hermano pequeño logra sacar tanto jugo a un set plagado de canciones de Oasis, no queremos imaginar lo que sería con la banda originaria. El concierto de Liam empezó cuando fue pinchada ‘I Am The Resurrection‘ de The Stone Roses al completo, con todos los asistentes cantándola al unísono. Premonitorio para lo que estaba por llegar. Tras esto: Liam en pantalla llegando desde su camerino con ‘Fucking In The Bushes‘ de fondo para empezar su set, como de costumbre, con ‘Rock & Roll Star‘ y ‘What’s The Story (Morning Glory)?‘. Tras la locura colectiva llegó el remanso de desazón que provocan las canciones de su álbum en solitario —¿hemos venido a esto?— de ‘Greedy Soul‘, ‘Wall Of Glass‘ con algo más de interés popular’, ‘Bold‘ y ‘For What Is Worth‘. Pero claro, se trata de Liam Gallagher y 7 de las 8 canciones restantes del set eran de Oasis, así que la nostalgia y el fervor inglés provocaron un fin de fiesta de ensueño con ‘Some Might Say‘, ‘Slide Away‘, ‘Whatever‘, ‘Supersonic‘, ‘Cigarrettes & Alcohol‘, ‘Wonderwall‘ y ‘Live Forever‘. No hay que olvidar que durante el festival aparecieron unos cubiletes diminutos con luces que el público se dedicó a lanzar a los artistas, y obviamente Liam Gallagher fue un blanco obvio. Tanto que él mismo pidió que se los lanzaran todos de una y así fue. Y no solo se le lanzaron luces: unos ingleses le lanzaron un pescado al escenario, lo que provocó que Liam parara el concierto hasta que un miembro de su equipo de seguridad lo quitó del escenario porque sino él no iba a cantar. Los autores del lanzamiento han dicho en Twitter que el pescado se llamaba “Noel“. Qué maravilla todo.

Justice

El cierre del Maravillas Las Palmas siempre es el momento más emotivo de todas las ediciones, y este año además vino acompañado de uno de los grandes nombres del cartel. El dúo francés sabía a lo que venía y los que aguantamos hasta su set no pudimos estar más agradecidos. Con un sonido espectacular y un juego de luces de ciencia ficción mantuvieron al personal bailando y disfrutando cada uno de los minutos que estuvieron sobre el escenario. Fueron entremezclando sus mayores hits con piezas más eclécticas, pero todo tuvo sentido, hasta el interminable parón que desató en la locura de ‘We Are Your Friends‘.

Uso de cookies

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. ACEPTAR

Aviso de cookies